jueves, noviembre 12, 2009

El soldado y la niña

porada

Un joven soldado, atrincherado en un hueco que a penas lo cubría, asustado y con el corazón desbocado por el miedo que le producía el estruendo de las bombas y el asesino silbido de las balas, esperaba ansioso un poco de calma para asomar la cabeza. Cuando el caos le dio una pequeña tregua se incorporó lentamente para evaluar su triste situación para ver, casi detenida en el aire y en el tiempo, una certera bala que apuntaba a su cabeza. Debió haberse muerto en ese instante, le tocaba, pero en cambio vio una hermosa niña que le tendía la mano y le ofrecía que la acompañara. ¿Quién era ella? ¿qué hacía allí, en medio de una guerra? ¿qué paseo le ofrecía? Muchas respuesta que evaluar pero solo una decisión que le brotaba del corazón: la de incorporarse y partir con ella a donde tuviese a bien llevarlo, ya nada importaba.


paginterior


La primera parada fue en el campo enemigo, cuerpos diseminados y mutilados por una granada presentaban un espectáculo desolador, un grupo de jóvenes mutilados por la granada que nuestro soldado acababa de lanzar solo hace unos instantes yacían con rostros fríos y asustados. No parecían esos monstruos sanguinarios que se dirigían a destruir su hogar y asesinar a su familia, como le habían dicho sus superiores. Las siguientes paradas a las que esa hermosa niña, que no era otra que la Muerte, lo llevó, fueron como una escalada en la explicación sinsentido de la guerra. El soldado pudo ver y oir como conversaban los generales que mencionaban la inutilidad de la batalla y que el sacrificio de vidas serviría para nada, muy bien protegidos a cierta distancia de la línea de fuego, claro. Pudo ver cómo los políticos de los dos países se enfrascaban en una disputa sin solución por un puñado de oro, un charco de petróleo, unas reservas de agua.


paginterior.2JPG


Finalmente, pudo ver con espanto, como un grupo de grandes señorones, alrededor de una lujosa mesa corporativa, sacaban cuenta de los dividendos que les produciría la guerra si se alargaba, (venta de municiones, venta de tanques, de minas, de muerte). Una historia que se ajusta con pasmosa precisión a la realidad de nuestros tiempos modernos, una historia que aborda nuevas temáticas para los niños y que se aleja de esa otra literatura que hemos creado para construir el corral de la infancia en el que intentamos mantenerlos.



Título: El soldado y la niña

Autor: Jordi Sierra I Fabra

Ilustradora: Mabel Piérola

Editorial: Destino.

Librería: El Virrey

Edad: de 8 años en adelante.

Precio: S/. 32.

4 comentarios:

  1. Anónimo6:31 p.m.

    muy bonito cuento me hace llorar

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:25 p.m.

    siempre me hace llorar este cuento jajajajaja xd

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:46 p.m.

    aaaaahhhhh!!!!
    que mono!
    :3 :3 :3 :3 :3 :3

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:15 p.m.

    Amazing book!

    ResponderEliminar