jueves, julio 12, 2007

Travesuritis aguda

Free Image Hosting at allyoucanupload.com


Desobediencia debida

Al parecer los Gómez eran una familia bastante pulcra en sus maneras y siempre ponderados en sus actos, pero las gemelas Gómez lo eran en extremo. “¡Anímense!, pinten un poquito las paredes, desordenen algo sus juguetes, no sean tímidas”, les decía su papá algo preocupado por esa tendencia a seguir a rajatabla algún estricto manual de urbanidad. Pero su preocupación no le duraría mucho. Un buen día descubrió que habían pintado todo su cuarto y luego vio que habían hecho lo mismo con toda la casa. Y eso fue solo el anuncio de la tormenta que se avecinaba. Pronto descubrieron que el repentino cambio de comportamiento en las gemelas Lola y Lilia se debía a un extrañísimo virus denominado “travesuritas aguda” que les da a las niñas y niños exageradamente bien educados. El virus pasó luego de un tiempo y los padres lograron sobrevivir a esa hecatombe. Pero cuando regresaron al colegio se darían con una gran sorpresa.

Free Image Hosting at allyoucanupload.com

Podríamos incluir a esta obra dentro de las tipificadas como políticamente incorrectas. Y es que para algunos, “extremadamente bien portados”, afirmar que el bien comportamiento, por más exagerado que sea, acarrea enfermedades, suena a blasfemia. Pero esta obra es justamente un llamado a la ponderación del comportamiento: uno que elimine el acartonamiento, las frases tan trilladas como falsas y del encorsetamiento del espíritu; por otro que acepte la espontaneidad, la libertad de pensamiento y la creatividad. Bien visto, lo que termina siendo una enfermedad, es justamente la aceptación ciega a las normas, ya que crecemos en hogares y escuelas donde no aprendemos a cuestionar inteligentemente una orden y terminamos como ciudadanos que aceptan pasivamente la censura autoritaria y el abuso del más fuerte solo porque es más fuerte.

Free Image Hosting at allyoucanupload.com

Esta obra está escrita con un delicioso humor y entretiene de principio a fin, pero su mayor virtud es permitir a los jóvenes lectores ir cocinando algunos cuestionamientos. Otras obras han abordado esta temática desde diferentes ángulos y perspectivas como Mark Twain en “Consejos malos para las niñas buenas”, Christine Nöstlinger en “Konrad, el niño que salió de una lata de conservas” o Tony Ross en “Hipersúper Jezabel”una niña que nunca se metía el dedo en la nariz, nuca se ensuciaba cuando jugaba y nunca corría…, hasta que de paseo en el zoológico se escapó un cocodrilo y se la comió. Digamos que una lectura individual de estos cuentos podría no implicar un gran cambio, pero definitivamente, una biblioteca con todos ellos, con relecturas esporádicas (la calidad de estas obras lo permite), tiene que dejar alguna huella en el joven lector y tiene que ir formando una mejor persona.

Rafael Barajas, más conocido como el Fisgón, es el autor e ilustrador de este bien logrado cuento (ya antes había ilustrado a otros autores como Ana María Machado). Es además investigador y caricaturista en La Joranada de México y, entre otro tanto de cosas, un convencido defensor de las libertades ciudadanas y creativas. Esperamos solo que siga siendo, para deleite de sus lectores, un autor de literatuta infantil.

Título: Travesuritas Aguda
Autor: Rafael Barajas (El Fisgón)
Editorial: FCE
Librería: FCE
Edad: a partir de 5 años
Precio: S/. 16

1 comentario:

  1. marita troiano8:24 a.m.

    estimado adrián me parece excelente tu blogspot de literatura infantil
    soy marita troiano y con el auspicio de save the children suecia presentaremos un libro de divertidas historias (266 pags/bellamente ilustrado)que difunden los derechos de los niños y las niñas en el mundo
    el libro se titula las increíbles aventuras de rafo,mati,nico y esperanza
    quiero enviarte un ejemplar para que lo comentes en tu blog estás invitado a la presentación este sábado 21 a las 3 pm en el auditorio ricardo palma de la feria del libro de lima en el centro de convenciones deljockey plaza
    te agradeceré me avises si recibiste este mensaje

    saludos,

    maria troiano

    ResponderEliminar