miércoles, julio 05, 2006

El oso que no lo era


Cuando los gansos salvajes vuelan hacia el sur y los árboles comienzan a tejer una alfombra de hojas secas, todo oso que se respeta sabe que tiene que buscar una cueva cálida donde invernar. Nuestro oso protagonista hace lo propio pero cuando se despierta a la llegada de la primavera se encuentra que donde debía estar su querido bosque se levanta ahora una enorme fábrica.

Pero el oso no deja de salir de su asombro porque apenas pone un pie fuera de lo que fuera su cueva lo aborda un iracundo capataz que le espeta querer hacerse pasar por “un hombre tonto, sin afeitar y con un abrigo de pieles” para no trabajar. La frase se repetirá luego, con la insistencia de quien quiere lavarle el cerebro a alguien, por toda la larga y vertical jerarquía de una organización industrial hasta llegar al presidente. Pero si los humanos no le reconocen a nuestro protagonista su condición de oso, sus congéneres que visitan en el zoológico y en el circo tampoco le hacen ese favor. Y es que el oso se encuentra mal ubicado, en un contexto diferente al suyo que lo desarraiga y le quita toda identidad: si se encuentra en la fábrica debe ser un hombre y si se encuentra entre los hombres, para los otros osos, entonces debe ser un hombre.

Cuando todo el mundo te dice que dos más dos es cinco uno termina por creérselo, y este mecanismo funcionó también para nuestro oso que termina trabajando como un obrero más, o para ser más exactos, como una pieza más en el engranaje de la maquinaria industrial. Finalmente cierran la fábrica, (podría ser perfectamente la gran depresión de los 30), y el debilitado instinto del oso lo encamina nuevamente hacia el bosque pero no tiene la fuerza suficiente como para indicarle que debe procurarse una cueva donde protegerse del frío del invierno. Sin embargo, poco antes de congelarse el oso demuestra que no es “un hombre tonto, sin afeitar y con un abrigo de pieles”, y que tampoco es un oso tonto.

Como toda gran obra este cuento tiene varias aristas e interpretaciones. Podemos ver la necedad de las personas que se manejan con los rígidos patrones que establecen las sociedades que ellos mismos crean, la incapacidad de reconocer al otro en su diferencia, la verticalidad de un sistema que promueve la muerte de la creatividad bajo las armas de lo uniforme, lo preciso y lo puntual, (valores de la sociedad industrial que se exponen también en la película Tiempos Modernos de Chaplin). Finalmente podemos ver en nuestro oso una resistencia pasiva, persistente y profunda de sus instintos básicos y elementales, de aquellos que le permitirían de proteger su identidad y olfatear la felicidad.


Francis Frederick von Taschlein, o Frank Tashlin, (1913 – 1972), como se lo conoce realmente nació en New Jersey, Estados Unidos. Su talento para la ilustración lo sacaría de sus humildes orígenes y lo pondría a trabajar como dibujante de historietas. Luego pasaría a la dirección de cortos animados para la Warner y finalmente trabajaría como guionista y luego como director en películas donde dirigiría a celebridades como Jerry Lewis y Jane Mansfield. Escribió pocos cuentos y en todos ellos se puede sentir esa vocación del autor por ponerse siempre del lado del marginado y de reivindicarlo ante la adversidad del sistema. El cuento que se reseña se ha convertido ya en un clásico de la literatura infantil y debería ser un título imprescindible en toda biblioteca.

Edad: A partir de 5 años.
Título: El Oso que no lo era
Editorial: Alfaguara
Autor: Frank Tashlin
Librerías: El Virrey, El Crisol.
Precio: S/. 24.

14 comentarios:

  1. Anónimo5:08 p. m.

    En la linea de este blog conviene hacer un enlace con uno muy interesante tambien. http://www.elhedonistasibaritico.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. ENCUENTRO DE MUY BUENA SEPA, ENCONTAR PAPAS QUE AUN LES LEEN A SUS HIJOS MI MADRE LO HACIA CONMIGO POR LO GENERAL EN LOS INVIERNOS, AHORA ME TOCO A MI Y ES ALGO REALMENTE BELLO.

    TE FELICITO Y NO CAMBIES

    CAROLINA
    CHILE

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:41 a. m.

    hola, ya que veo tu interes en la literatura infantil, te hago una pregunta.
    estoy tratando de encontrar un cuento o historia infantil, que es sobre la relacion entre madres e hijos, como en forma de fabula. esta historia se lee en la pelicula donde actua danny de vito, como padre de dos hijos, la peli se llama jack the bear.
    estoy buscandolo y la verdad que no lo puedo encontrar, me encantaria conseguirlo para leerselo a Morena, mi hija.
    si podes ayudarme, muchas gracias!
    mi mail es arielitas69@hotmail.com
    saludos
    eugenia

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:38 p. m.

    bueno el aporte por la literatura...un niño..

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:50 p. m.

    Hola:

    Leì este libro hace 20 años, y esta es la hora que no lo olvido, el mensaje del mismo, le llega uno al corazòn. Excelente.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10:05 a. m.

    estee cuentho estha bien padree xqee el oso pobresitho xqe el decia qe si eraa oso pero no le creian los señores...:)...eaea

    ResponderEliminar
  7. Este es uno de los mejores libros que he leído, recuerdo que a los 6 años (entre "Sapo y Sepo" y otros libros ridículamente infantiles) me resulto especialmente refrescante.
    Aun hoy, a los 20, lo leo de vez en cuando.
    No solo el mensaje es precioso, si no que los dibujos son increíbles y esta muy bien escrito, es exactamente la clase de libro que toda madre debería leer a sus hijos =D

    ResponderEliminar
  8. primera vez que leo tu blog, soy estudiante del Máster de Literatura Infantil de la Universidad de Castilla....estaba revisando tu blog y pensé: "debería comentar El oso que no lo era"...y plup! lo encontré. bonita coincidencia...blog necesario! te felicito

    ResponderEliminar
  9. Anónimo1:59 p. m.

    este libro es intere sante no lo avia escuchado hoy que lo escuche me paresio agradable ♥ =)

    ResponderEliminar
  10. Anónimo5:06 p. m.

    HOLA, LE LEI A MI HIJO DE 7 AÑOS ESTE CUENTO Y SOLO LE PARECIO DIVERTIDO LAS IMAGENES DONDE PASA POR LA JERARQUIA DE LA EMPRESA, PERO CREO QUE A LOS 7 AÑOS POR LO MENOS MI HIJO , LE CUESTA ENTENDER EL TRASFONDO Y LA ENSEÑANZA DEL CUENTO, ESTA CATALOGADO A PARTIR DE LOS 5 AÑOS Y NO CREO QUE SEA ASI, A ESTA EDAD LOS NIÑOS SON LITERALES , ¿PORQUE YA NO LES HACEN LEER LOS CUENTOS INFANTILES DE ANTES? CAPERUCITA ROJA, EL LOBO Y LOS TRES CHANCHITOS , LA GALLINA DE LOS HUEVOS DE ORO, ENTRE LOS 5 Y LOS 7 AÑOS SON TODABIA NIÑOS , DEJEMOS QUE SE RIAN Y SE ENTRETENGAN CON CUENTOS SENCILLOS QUE LOS COMPRENDAN Y NO AMARGARLES EL FINAL TRATANDO DE ENTENDER ALGO SUBLIMINAL,
    ES MI OPINION, GRACIAS MGS.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo2:34 p. m.

    "Amargarles el final", bastante mediocre la valoración. Habría que replantearse bastantes cosas sobre el proceso de aprendizaje, que no es solamente una cuestión de edad o desarrollo neurológico sino que fundamentalmente está ligada a las experiencias vividas y a la capacidad de interacción social. En ese sentido, y lo digo por experiencia propia, esta obra es de las que te dan vueltas x la cabeza a lo largo de la vida y a las que uno vuelve de adulto, con otra visión y otras herramientas; pero x esa misma razón es igual de valorable haber tenido la oportunidad de acceder a ella de niño. Y si nos ponemos a analizar los clásicos "infantiles" tienen bastantes cuestiones ideológicas, culturales, simbólicas y hasta sexuales implicitas que dificilmente el infante pueda terminar de comprender... o en todo caso lo hara a su manera

    ResponderEliminar
  12. Anónimo9:11 p. m.

    MMMM AMI SI ME GUSTO LA HISTORIA DEL OSO QUE NO LO ERA ESTA MUY BONITA, PERO LO QUE YO QUERIA SABER ERA EL LUGAR DE LA EDICON O EN DONDE LO PUBLICARON OSEA QUERIA SABER TODOS LOS DATOS DE UNA FICHA BIBLIOGRAFICA PERO AQUI SOLO BENIAN COMO 4 O 5 DATOS... :/

    ResponderEliminar
  13. Anónimo10:02 p. m.

    ES UN LIBRO QUE LEI HACE APROXIMADAMENTE 12 AÑOS, Y SIEMPRE QUE QUIERO MOTIVAR A ALGÚN GRUPO DE NIÑOS SE LOS LEO PUES ES IMPORTANTE RESCATAR LA ESENCIA DEL LIBRO, YA QUE MUCHAS VECS NOS CREEMOS LO QUE LA GENTE NOS DICE.

    ResponderEliminar
  14. Muy linda historia si es leída poniendole sentido. Nunca dejarnos avasallar por deformaciones que otros den a nuestra identidad, nunca hacernos cargo de la neurosis grupal.

    ResponderEliminar